La energética italiana Eni declaró el estado de fuerza mayor el viernes para parte de su producción de crudo en Nigeria, tras un acto de sabotaje en un oleoducto al norte del yacimiento de Brass River a principios de la semana.  El ataque se produjo el martes y provocó una pérdida de producción de petróleo equivalente a 24.000 barriles diarios, confirmó el grupo.