La eléctrica italiana Enel ha contratado a un estudio jurídico para contemplar medidas legales que podrían dar lugar a la ruptura del contrato suscrito con Acciona sobre la propiedad conjunta de Endesa SA, ha informado este lunes el periódico ABC. En los últimos meses, han salido a relucir desacuerdos entre Acciona y Enel respecto a nombramientos de altos directivos y otras decisiones estratégicas en Endesa. Enel controla un 67% de Endesa, mientras que Acciona es dueña del 25% de la eléctrica.
Enel envió una carta a Endesa quejándose de que el presidente de la eléctrica, José Manuel Entrecanales, está utilizando el voto de calidad en el consejo de administración de la compañía para decantar la balanza en favor de las intenciones de Acciona. Acciona no pudo ser localizada de forma inmediata para comentar. Este mes, Acciona indicó a Dow Jones Newswires que no está interesada en romper su acuerdo con Enel, ya que lo considera favorable para Acciona. Según la operación del año pasado, valorada en EUR42.500 millones, Acciona tiene una opción para transferir su participación en Endesa a Enel a partir de 2010 a un precio que depende de una serie de factores. El acuerdo también ofrece a las dos compañías la posibilidad de dividir Endesa, lo que daría a Acciona el 33% de los activos de la compañía. Además, el acuerdo estipuló los activos de energías renovables de Endesa que se fusionarán con la división energética de Acciona para crear una compañía de energías renovables distinta, en la que Acciona tendrá al menos una participación del 51% y el resto estará en manos de Endesa. Enel mostró el mes pasado su desacuerdo sobre la participación que debería tener cada compañía en un reparto de los activos renovables de Endesa.