Endesa, que afronta la tercera opa en menos de dos años, presentó hoy los resultados del primer trimestre, que arrojan un beneficio neto de 633 millones de euros, un 39,8% menos que en el mismo periodo de 2006, y anunció el reparto de 1.736 millones en concepto de dividendo.
A pesar de este descenso, que se debe a los resultados extraordinarios contabilizados el año pasado. La compañía confía en cumplir los objetivos del Plan Estratégico, que en el presente ejercicio pasan por lograr un beneficio de 2.969 millones de euros. Las cuentas de Endesa en el primer trimestre se vieron penalizadas por los resultados extraordinarios contabilizados entre enero y marzo de 2006, que se elevaron a 484 millones de euros. El resultado bruto de explotación (EBITDA) creció un 2,72%, hasta 2.000 millones de euros. Los ingresos totales descendieron el 8,17%, al pasar de 5.670 millones en el primer trimestre de 2006 a 5.207 millones en el mismo periodo de este año. Miranda calificó de "sólidos" los resultados del primer trimestre y destacó que se han logrado en un entorno "muy exigente". Además se mostró convencido de que la compañía cumplirá sus objetivos. La Bolsa apenas ha reaccionado al conocer las cuentas de Endesa, ya que sus títulos subieron un 0,02%, hasta los 40,34 euros. Endesa prevé obtener este año un beneficio neto de 2.969 millones, 19 millones por encima del objetivo comunicado el pasado 24 de enero (2.950 millones), fecha en la que revisó las previsiones de su Plan Estratégico hasta 2009.