Endesa ha obtenido en los tres primeros trimestres del año un beneficio neto atribuido de 1.979 millones de euros, cifra que supone una disminución del 21% en relación al mismo periodo del ejercicio anterior. Las acciones de Endesa terminaron en la última sesión en los 36,84 euros, después de subir un 3,48 por ciento.