La discográfica británica, que fue adquirida la pasada semana por el fondo de inversión privado Terra Firma, ha facturado un 5,1% menos en su primer trimestre fiscal a tipo de cambio constante debido a las duras condiciones del mercado de música grabada, según ha informado. La facturación de la división se ha reducido un 13,4% respecto al mismo periodo del ejercicio anterior debido a las dificultades del sector, mientras que la división digital ha ingresado un 26% más.