El tono del sector bancario europeo sigue siendo positivo, según algunos operadores. El reciente aumento de la aversión al riesgo comienza a desvanecerse, dicen los corredores y apuntan a nuevos descensos de los índices de volatilidad y ganancias del dólar frente al yen. Señalan que las informaciones aparecidas en prensa que comentan que algunos bancos estadounidenses quieren devolver los fondos de ayuda estatal podrían servir de apoyo al sector.