Es la única entidad que, a día de hoy, se ha negado rotundamente a acudir a la ayuda europea sobre el sector financiero. Eso sí, para mantener su “independencia” tendrá que realizar una ampliación de capital por valor de 2.500 millones, que supone el 70% de la actual capitalización de la entidad. Todavía queda tiempo para pensarlo pero ¿merece la pena acudir a la ampliación?
Objetivo: conseguir hasta 3.223 millones de euros. Una cifra necesaria para que Banco Popular pueda conseguir cumplir con los requisitos de capital de la Eurozona, según el último informe de la consultora Oliver Wyman. La entidad dejó claro que su independencia se mantendría por encima de todo y, antes de acudir a las ayudas públicas puestas a disposición del sector financiero español, anunció la suspensión del dividendo para este próximo mes de octubre y una ampliación de capital por valor de 2.500 millones de euros.

Principales magnitudes. Fuente: Banco Popular


A falta de conocer todos los detalles de la operación, se sabe que se realizará el próximo mes de noviembre previa aprobación del consejo de administración, empiezan a surgir las dudas sobre si acudir o no a la ampliación. La primera clave que ven los expertos es el precio al que se valoren los derechos. “Hoy en día obtener en el mercado este dinero a través de una ampliación de capital es complicado, por lo que se tendrá que lanzar con un descuento bestial del 40%”, reconoce Álvaro Blasco, director de ATL Capital. Y es ahí, en el descuento, donde estará el quid de la cuestión. Y eso que tal y como afirman algunos medios, cerca del 40% del capital de la entidad – el que conforma el consejo, núcleo duro- estaría dispuesto a poner sus armas sobre la mesa para que esta operación no diluya su participación. Eso sí, la última palabra la tendrán los accionistas minoritarios, que controlan el 47.45% del la entidad. Jorge del Canto, analista independente reconoce que "Popular tiene margen de caída y, contando con la dilución, el precio debería estar en 1,20-1,10 euros, por lo que lo mejor será vender y barajar después si es conveniente comprar nuevamente. De hecho, tampoco se puede contar con el dividendo porque lo han suspendido. De cara al banco esto quizás pueda evitar que su situación financiera se deteriore más”. (Ver: Banco Popular, de rey de la eficiencia a bono basura)

Nicolás López, director de análisis de MG Valores reconoce que “más importante que el precio al que salgan las acciones, es el precio al que esté cotizando cuando se haga la ampliación”. El problema, es que cuando hay una ampliación tan fuerte por delante “hay una presión sobre el precio pues hay accionistas que venden pensando que pueden comprar más barato. Al final se forma una dilución importante pero es inevitable, es el precio a pagar por seguir siendo un banco independiente y no caer en manos del Estado”. Según el último comunicado enviado a la CNMV, se prevén emitir hasta 6250 millones de acciones. “El cálculo sencillo diría que, para conseguir los 2.500 millones frente al cierre de ayer, el precio podría ser de 0.40 euros por acción. Viendo las ampliaciones de Unicredit, Monte dei Paschi di Siena, Commerzbank…el descuento debería ser significativo sobre los 1.7 euros de cuando Popular anunció la ampliación”, explica el informe de Carax Alphavalue. Esta casa asume un descuento del 37% sobre el TERP (precio de mercado que una acción tiene tras una nueva emisión de derechos).

El tiempo juega en contra

Por ello es importante saber que el tiempo juega en contra. De hecho, desde que se anunciara esta operación hace una semana, el valor ha perdido cerca de un 13% de su valor. Y las previsiones no auguran un escenario más positivo.  Más si se tiene en cuenta el sector en el que cotiza. Luis Francisco Ruiz, director de análisis de Estrategias de Inversión reconoce que "la acción pierde posiciones con contundencia después de establecer una zona de máximos significativos entre 1.95 / 1,94. Movimiento que incorpora momento negativo al corto plazo y que deja al precio por debajo de las medias móviles simples de largo plazo (40 y 200 sesiones) que permanecen cruzadas a la baja".

 

Una conbinación, momento negativo y tendencia bajista, que aleja toda posibilidad de apertura de posiciones compradoras y que establece el riesgo en un testeo / pérdida de la zona de mínimos anuales comprendida entre 1,34 y 1,25.  Roberto Moro, de Apta Negocios reconoce que el valor “se enfrenta a un escenario peligroso pues está empezando a perder la zona equivalente al 0.618% de toda la subida y es mala señal. En 1.25 euros tiene su objetivo una vez perdido, en precios de cierre, los 1.52 euros”. Miguel Rodríguez Bonet, de formaciontrading.com reconoce que “la entidad también es bajista y probablemente la lleven a testear el soporte que tiene en los 1.20 euros. Habrá que esperar por tanto a ver si hace un doble suelo en esta zona”. En el corto-medio plazo, los 1.95 euros “serán los que marquen la frontera entre un escenario correctivo o de recuperación”, explica Moro.

Consenso brokers sobre Banco Popular. En rojo, cotización actual


Y todavía no se ha levantado la prohibición de las posiciones cortas, algo que podría hacerle profundizar aun más en los números rojos.  De hecho, tal y como adelantaba Cotizalia,  "Discovery Capital, Marshall Wace y Wellington, que controlan conjuntamente el 2,83% del banco en posiciones cortas, lideran el grupo de ‘hedge’ que han mantenido casi intacta su apuesta bajista desde que el pasado 23 de julio se vetaron las operaciones que apuestan por la caída de un valor en bolsa.  Apenas a tres semanas del posible levantamiento de la prohibición –el próximo 23 de octubre, si la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) no la amplía contra todo pronóstico- los ‘hedge funds’ se frotan las manos".

José Luis Cava, analista independiente reconoce en su última colaboración de la Zona Premium que "nada de entrar hasta que no se desplome con mucha fuerza, realice la ampliación de capital y pierda incluso el euro por acción". Aunque a corto plazo “se puede arriesgar con operaciones especulativas, a medio-largo plazo no cabe duda que después de esta operación la acción debería recuperarse porque será una una entidad bien capitalizada para tener una valoración superior a la que tiene ahora”, explica el experto de MG Valores. Eso sí, para apertura de posiciones largas  es necesario ver "una recuperación de 1,70 que permita al precio superar la media de 40 sesiones y la directriz bajista que une los más de febrero y de septiembre de este año.", explica Ruiz.