El banco británico Royal Bank of Scotland (RBS) ha vendido un rascacielos de 42 plantas en el distrito financiero de oficinas Canary Wharf por unos 1.400 millones de euros al empresario irlandés Derek Quinlan y a la inmobiliaria Propinvest. El RBS, que encuentra en plena batalla con el santander y belga-holand fortis para hacerse banco holand abn amro, también estudia deshacerse de otro edificio en la zona. Un edificio que Credit Swiss subarrienda actualmente al estadounidense Bank of America.