El presidente chino, Hu Jintao, aprobó la investigación de la minera anglo-australiana Rio Tinto que llevó a la detención en China de cuatro empleados de la empresa por supuesto espionaje, entre ellos al ejecutivo australiano Stern Hu, informó hoy el diario Sydney Morning Herald.  Fuentes chinas citadas por el rotativo indicaron que la operación forma parte de la reestructuración económica que acomete China en el marco de la crisis financiera internacional y que incluye la promoción de agentes de seguridad y espías en los órganos donde se adoptan las políticas del país.  La investigación de Rio Tinto se abrió después de que rompiera un acuerdo con la estatal china Chinalco para que ésta aumentase hasta el 18% su participación en la compañía australiana y acordase con BHP Billiton la creación de una sociedad de riesgo compartido.