El precio máximo del término variable de la tarifa para usuarios finales de los gases licuados del petróleo (GLP) por canalización se situará a partir de mañana en 65,6300 céntimos por kilogramo, lo que supone un incremento del 4,4% con respecto a los 62,8309 céntimos por kilogramo del mes anterior. Esta subida es la primera desde febrero, cuando se produjo un incremento del 20% que se sumó al 0,67% de enero. En marzo, abril y mayo, este producto había sufrido rebajas del 5,3%, 7,8% y 2,9%, respectivamente.