Los precios del petróleo subían por la preocupación de que se produzca una tormenta en el Océano Atlántico y su posible impacto en el Golfo de México, donde las compañías de gas y petróleo generan gran parte de su producción de crudo y refino. Al mediodía en Europa, el barril de crudo ligero para septiembre subía 45 centavos a 72,83 dólares el barril en el New York Mercantile Exchange, frente a la subida de 76 centavos a 72,38 dólares el barril el martes. Por su parte el futuro del Brent subía 47 centavos a 70,98 dólares en Londres. Los inversores temen que la tromenta tropica Dean se transforme en ciclón durante el fin de semana, y en su trayectoria hacia el oeste desde el Atlántico, dañe las refinerías del golfo de México.