El petróleo sigue cerca de los 90 dólares por barril en el mercado asiático ante el temor de que se interrumpan las exportaciones de crudo de Irak si Turquía decide atacar a los kurdos asentados en el país vecino. El debilitamiento del dólar y el nerviosismo por el suministro global también están sirviendo de palanca para los precios. Ayer cerraba en Nueva York en 89,47 dólares y posteriormente alcanzaba su máximo histórico en 90,02 dólares. Tetsu Emori, gestor de fondos de Astmax en Tokio, recuerda que una parte del crudo iraqui de los yacimientos del norte del país pasa por Turquía, por eso los agentes no pierden de vista los acontecimientos en la frontera entre ambos países.