El paro se ceba con aquellos con menor formación, hasta el punto de que la tasa de paro entre las personas con estudios hasta educación primaria creció 10 puntos en tasa interanual en junio, frente al aumento de 3,7 puntos entre los universitarios. Así pues, "la crisis, en última instancia, está solucionando de manera brutal el gran problema de una productividad declinante". Ésta es una de las conclusiones que se desprende de un informe elaborado por la empresa de trabajo temporal Adecco a partir de los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del segundo trimestre del año. El estudio refleja, sin embargo, que la mayoría de las pérdidas de empleo entre los inmigrantes se ha producido en los niveles superiores de formación, por lo que, después de haber atraíso a estos trabajadores cualificados, la economía española contempla la progresiva fuga de capital humano como un costo más de la crisis.