El paro bajó en 14.100 personas en el tercer trimestre del año, el 0,3% en relación al trimestre anterior, con lo que el número total de desempleados se redujo a 4.123.300 personas y la tasa de paro se mantuvo prácticamente invariable, en el 17,93%, según  el Instituto Nacional de Estadística (INE).
El dato es positivo si se tiene en cuenta que el paro subió en el segundo trimestre en más de 126.000 personas y que en los tres primeros meses del año la EPA contabilizó 802.800 parados más.

La tasa de desempleo, por su parte, pasa desde el 17,92% del segundo trimestre al 17,93% en el tercero, con lo que se mantiene como la más alta de la serie histórica comparable, que arranca en 2001. Remontándose más atrás, utilizando series no comparables, no se alcanzaba un porcentaje de esta naturaleza desde el cuarto trimestre de 1998, cuando la tasa de paro llegó a situarse en el 17,99%.

Según los datos de Estadística, en los últimos doce meses el paro ha subido en 1.524.600 desempleados, un 58,7% más, cebándose más en los hombres que en las mujeres. Así, el paro masculino se incrementó en 937.300 desempleados en el último año, con un repunte del 69,2%, mientras que el femenino aumentó en 587.300 paradas, un 47,1% más.

De julio a septiembre se destruyeron 74.800 empleos (frente a los más de 145.000 destruídos en el segundo trimestre y los más de 700.000 del primero), alcanzando el número total de ocupados la cifra de 18.870.200 personas. La destrucción de empleo en este trimestre se concentró en los varones, con 87.600 ocupados menos, ya que entre las mujeres se crearon 12.800 puestos de trabajo. En el último año, el número de ocupados se ha reducido en 1.476.200 personas (-7,26%).

Los extranjeros concentraron el descenso del desempleo en el tercer trimestre, al reducir su número de desempleados en 32.200 personas (-3,1%), en tanto que los españoles incrementaron su volumen de desempleados en 18.000 personas (+0,6%). En el último año, más de 1,1 millones de españoles han entrado en el desempleo (+57,7%) frente a los 383.600 extranjeros que se han encontrado en esta situación (+61,5%).

 Así, la tasa de paro de los españoles se situó en el 16,1%, una décima más que en el trimestre anterior. No obstante, la tasa de desempleo de los extranjeros, con un 27,5%, sigue siendo más elevada que la de los españoles, si bien en este trimestre se redujo casi medio punto respecto a la del segundo trimestre. La población española también se llevó la peor parte en materia de ocupación, al perder 55.200 puestos de trabajo en el trimestre (-0,3%), frente a la destrucción de 19.600 empleos entre los extranjeros (-0,7%).

En el tercer trimestre, el número de activos bajó en 89.000 personas, el 0,4% en relación al trimestre anterior, quedando constituída la población activa por 22.993.500 personas. La tasa de actividad se situó en el 59,81%, un cuarto de puntos menos que en el trimestre anterior, mientras que en términos interanuales el volumen de activos creció en 48.400 personas, el 0,2% más.

 MENOS PARO EN CONSTRUCCIÓN, INDUSTRIA Y SERVICIOS.

Entre julio y septiembre, el paro se redujo en todos los grupos de edad, salvo en el de los jóvenes de 20 a 24 años, donde se incrementó en 34.100 personas (+5,7%). La mayor caída del desempleo se dio en la franja de 25 a 54 años, con 38.800 desempleados menos (-1,3%), seguido de los trabajadores de 55 años y más, con 5.900 parados menos (-1,9%).

El descenso de la ocupación, por su parte, se dejó sentir especialmente entre los jóvenes, sobre todo entre los trabajadores de 25 a 29 años, que perdieron 69.000 puestos de trabajo. Entre los trabajadores de 55 años y más se destruyeron 32.000 empleos. Entre los grupos de edad donde se creó empleo destacan los jóvenes de 16 a 19 años, con 22.600 ocupados más en el trimestre (+11%), y los trabajadores de 40 a 44 años, que se hicieron con 21.900 empleos más.

La destrucción de empleo en el tercer trimestre afectó especialmente a la industria y la construcción, que perdieron 79.800 y 71.700 puestos de trabajo, respectivamente, y también a la agricultura, donde los ocupados bajaron en 49.500 personas. El único sector que 'se salvó' fue el de servicios, donde se crearon 126.200 empleos, probablemente animado por el turismo y la hostelería.

 En cuanto a la evolución del paro por sectores económicos, la construcción protagonizó el mayor descenso, con una caída de 79.800 parados (-11,3%), seguido de los servicios, con 60.800 desempleados menos (-4,1%) y la industria, que disminuyó su cifra de parados en 34.600 personas (-8,8%).

Por el contrario, el desempleo subió en el resto de sectores, encabezados por los parados de larga duración (los que perdieron su empleo hace más de un año), que sumaron 112.700 desempleados más a sus listas (+10,3%). Le siguieron el colectivo de lo que buscan su primer empleo, con 27.800 parados más (+9,7%), y la agricultura, con 20.600 parados más (+10,6%).

SUBEN LOS HOGARES CON TODOS SUS MIEMBROS EN PARO.

Durante el tercer trimestre, el número de asalariados bajó en 86.700 personas (-0,55%) respecto al trimestre anterior, mientras que en términos interanuales se acumula un descenso de 1.096.000 asalariados (-6,5%).

 Los trabajadores con contrato indefinido descendieron entre julio y septiembre en 161.200 personas (-1,4%), mientras que los temporales se incrementaron en 74.500 personas (+1,9%), repuntando la tasa de temporalidad seis décimas, hasta el 25,85%. Los trabajadores por cuenta propia aumentaron en 13.600 durante el tercer trimestre (+0,4%), pero acumulan una pérdida de 375.300 en el último año (-10,5%).

Los hogares con todos sus miembros en paro aumentaron en el tercer trimestre en 18.200 (+1,6%), mientras que en el último año los hogares con todos sus miembros en paro se han incrementado en 498.400 hogares (78,1%). En total, la cifra de hogares con todos sus miembros en el desempleo se situó en 1.136.500 al finalizar septiembre.

Por su parte, el número de hogares con todos sus miembros ocupados subió en 17.900 en el tercer trimestre, pero se redujo en 946.400 en el último año, hasta totalizar 9.537.400 al finalizar septiembre.

El paro bajó en 10 de las 17 las comunidades autónomas más Melilla, siendo los mayores descensos los de Baleares (-17.800 desempleados), Castilla y León (-14.300) y Castilla-La Mancha (-11.300). Entre los repuntes, los más acusados fueron los de Madrid, con 20.300 parados más, y Comunidad Valenciana (+15.500 desempleados).

En cuanto a la ocupación, 11 comunidades crearon empleo en el tercer trimestre, destacando Baleares y Canarias, con 31.000 y 13.000 ocupados más. Por el contrario, las mayores reducciones de la ocupación se dieron en Madrid, que destruyó 60.500 empleos en el trimestre, Andalucía (-47.000) y Comunidad Valenciana (-31.500).