El principal indicador de la bolsa de Tokio se ha visto afectado por la posibilidad de una subida de los tipos de interés en Japón, algo que ha castigado la cotización de las compañías inmobiliarias, máximas responsables de que el Nikkei haya perdido el nivel de los 18.000 puntos. El principal índice nipón se ha dejado un 1,5 por ciento, hasta 17.779, mientras que el Topix ha cedido un 1,32 por ciento, para terminar la semana en los 1.756 puntos.