El ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, se ha mostrado hoy contrario a la decisión del BBVA de ofrecer bajas voluntarias de hasta cinco años a sus empleados de más de 33 años de edad y con al menos ocho de antigüedad en la entidad bancaria. En declaraciones a los periodistas realizadas en Valls, el ministro ha tachado de "incompatible" que, por una parte, el sector financiero abogue por alargar más allá de los 65 años la edad laboral "para garantizar las pensiones" y, por la otra, "se promuevan prejubilaciones aunque sean incentivadas y acordadas". "Estoy en contra. Creo que en este país se debe combatir la cultura de que cuando se llega a los 50 años el objetivo es una prejubilación", ha dicho el ministro al ser preguntado por la propuesta del BBVA de ofrecer bajas incentivadas de hasta cinco años a sus empleados de más de 33 años, y con al menos ocho de antigüedad. Según el ministro de Trabajo, este tipo de medidas "pueden ser una solución para resolver un problema" pero "nunca como cultura". En este sentido, Corbacho ha afirmado que "el objetivo no debe de ser incrementar la edad laboral más allá de los 65 años, pero sí primar y premiar" a quienes lo hagan voluntariamente, porque "en una sociedad con una esperanza de vida de 80 años no se puede prescindir de esa experiencia acumulada".