Un día más el refranero español confirma su sabiduría, las cosas no son como empiezan sino como terminan. Y así sucedió en la renta variable española donde el Ibex 35 –del que sólo cuatro compañías terminaron en positivo-cerró con un recorte del 1,61% hasta los 11.002 puntos, después de que por la mañana llegara a recuperar más de un punto porcentual. La razón de la caída llegó de la mano de Wall Street y es que la primera bolsa del mundo sucumbió a los recortes a pesar de la aprobación por parte del Senado del plan Bush. Pesó más el mal dato de paro estadounidense –las peticiones por subsidio por desempleo subieron más de lo esperado- y el mal tono se contagió a todos los parqués del Viejo Continente donde el discurso del presidente del BCE, Jean Claude Trichet dejó entrever la posibilidad de un recorte de tipos en el medio plazo después de mantenerlos en el día de hoy al 4,25%. Ninguno de los blue chips del selectivo español aguantó el envite. Y como telón de fondo, el petróleo cotizó a la baja en el entorno de los 92 dólares el barril de Brent y en el mercado de divisas el euro cerró a la baja y se cambió por 1,3805 dólares.
Se impuso el rojo que llegó desde el otro lado del Atlántico. Ni la aprobación por parte del Senado del plan de rescate propuesto por la Casa Blanca fue bálsamo para la renta variable norteamericana donde el mal dato de paro hizo revivir los temores de los inversores. Las peticiones de subsidio por desempleo crecieron en 1.000 en una semana y los índices de la primera bolsa del mundo se tiñeron de rojo, como es habitual por ende Europa volvió a vestirse del mismo color. En el Viejo Continente se esperaba la comparecencia del presidente del Banco Central Europeo en relación a un posible recorte de tipos de interés, pero la autoridad monetaria se mantiene fiel a su discurso y no cumplió con las expectativas de quienes auguraban una rebaja en el precio del dinero. Los tipos se quedan en el 4,25% si bien Trichet abrió las puertas a un posible movimiento a la baja en el medio plazo. El presidente del BCE reconoce que las tensiones inflacionistas disminuyen pero prevé tiempos complicados para la Euro Zona. La bolsa española comenzó la sesión celebrando el respaldo por parte del Senado de EEUU al plan Bush –llegó a subir más de un punto porcentual- y ni siquiera se le atragantó el mal dato de paro de nuestro país que subió un 3,7% en el mes de septiembre en relación al mes anterior. El número de desempleados supera ya los 2.600.000 personas, una cifra que no se alcanzaba desde 1997 y para colmo de males, la confianza del consumidor español cayó en el mes de septiembre 1,9 puntos. Al final como ocurre habitualmente, Wall Street manda y hoy volvió a demostrarlo más que nunca. El selectivo español cerró con un recorte del 1,61% hasta los 11.002 puntos mientras al otro lado del Atlántico, en la media sesión el Dow Jones cedía más de un 2,5%. Tan sólo cinco compañías consiguieron salvarse hoy de la quema, y quien mejor lo hizo fue Iberdrola Renovables que recuperó un 3,15%, por detrás de ella se situaron Indra que avanzó un 1,55% y BME que ganó un 0,58%. Ninguno de los pesos pesados consiguió aguantar el tipo en la complicada sesión de hoy. Santander –fue el que menos perdió entre los blue chips- se dejo un 0,46%. En relación con la entidad presidida por Emilio Botín, la prensa local italiana publicó que estaría "tentado" de hacerse con las actividades que la entidad bancaria italiana Unicredit tiene en Europa del Este. Mal comportamiento para el resto de grandes del selectivo, el BBVA cedió un 1,03%. En la banca mediana, dos valores consiguieron terminar en el terreno de las ganancias, Banesto que avanzó un 0,10% y Sabadell por su que recuperó un 0,18%. Bankinter retrocedió un 1,15% y Popular se dejó un 0,35%. Las matildes por su parte cedieron un 0,70%, Repsol YPF recortó un 5,52% con el petróleo cotizando a la baja e Iberdrola perdió un 2,59%. En el sector, Unión Fenosa recortó un 0,85%, Endesa recortó un 1,14%, Enagás perdió un 2,20%, Red Eléctrica retrocedió un 3,74% y Gas Natural recortó un 1,14%. El sector ligado al ladrillo no pudo hacerlo mucho mejor, de hecho dos de sus valores se situaron entre los peores de la tabla. Acciona perdió un abultado 8,26% y fue el segundo peor valor, por delante se situó hoy Técnicas Reunidas que fue la compañía más penalizada al ceder un 8,32%. Ferrovial que puja por encabezar el consorcio interesado en la puesta en marcha de un tren de alta velocidad entre Madrid y Lisboa cedió un 1,32%. Sacyr Vallehermoso recortó un importante 7,10% y es que no termina de concretarse la posible venta de Itínere. Según apunta la rumorología, la oferta presentada por Citigroup que pone 2.000 millones de euros sobre la mesa no alcanza las previsiones de la matriz y por lo tanto no cierra la venta. Tampoco FCC lo hizo bien, se dejó hoy un 2,71%, OHL por su parte recortó un 3,37%. En el continuo, los inversores estuvieron pendientes de SOS Cuétara (-2,18%) después de que su presidente, Jesús Ignacio Salazar Bello inviertiera 2,83 millones de euros en la adquisición de un total de 230.292 acciones de la compañía. También hubo atención para Almirall después de que los analistas de Ibersecurities ajustaran a la baja el precio objetivo de sus acciones hasta 12,20 euros desde lo 14,0 por euros anteriores, aunque reiteraron su recomendación de 'comprar' sobre el valor. Los títulos del laboratorio farmacéutico cayeron un 4,02%. También Española del Zinc s convirtió en protagonista, registró en los seis primeros meses del ejercicio unas pérdidas de 2,97 millones de euros, frente a los 10,71 millones de déficit del año anterior. Sus títulos cedieron un 0,79%.