Apertura a la baja de Wall Street donde todavía pesa en el ánimo de los inversores el temor a una posible subida de tipos de interés por parte de la Fed. En una jornada sin referencias macroeconómicas relevantes y donde la rentabilidad del bono nacional a 10 años sigue escalando posiciones y rinde al 5,19%, la atención del mercado la centran dos empresas: una Lehman Brothers que bate con sus resultados del segundo trimestre las expectativas del mercado y la otra Texas Instruments que cotiza a la baja tras una decepcionante actualización de negocio en el segundo trimestre.
En los primeros minutos de negocio, el Dow Jones de Industriales se deja un 0,2% hasta los 13.401 puntos, el S&P 500 cede un 0,4% hasta los 1.503 puntos mientras que el tecnológico Nasdaq se mueve con una caída del 0,4% hasta los 2.562 puntos. Uno de los grandes protagonistas del día es el banco de inversión Lehman Brothers –sube un 1,69% hasta los 76,96 dólares – tras anunciar que registró unos beneficios y ventas récord en su segundo trimestre contable, gracias a un incremento del 55% en los ingresos de banca de inversión. En concreto y en el periodo comprendido entre marzo y mayo, Lehman registró un beneficio neto de 1.300 millones de dólares (2,21 dólares por acción), por encima de los 1.000 millones de dólares, ó 1,69 dólares del mismo periodo del año pasado. Dentro del principal indicador americano -el Dow Jones de Industriales- sólo cuatro cotizadas se salvan de los números rojos en los primeros minutos de negocio. McDonalds lidera los avances con una subida del 0,7% mientras que Intel repunta un 0,3%, Amer Intl Group un 0,1% y 3M Company un 0,1%. En la parte baja de la tabla y con un descuento del 0,8% cotizan las acciones de Du Pont, mientras que General Motors -que ayer sumó un 2,5%- se deja en estos momentos un 0,76%. Recortes también para Merck que cae un 0,7%. También Texas Instruments acapara la atención del mercado. Cotiza con un descuento del 2,51% hasta los 34,89 dólares, tras anunciar que las ventas y los beneficios en el segundo trimestre del año serán menores de lo esperado. El mayor fabricante mundial de chips para teléfonos móviles anunció que prevé que sus ventas alcancen entre 3.360 millones de dólares y 3.510 millones, mientras que en abril había anunciado unos ingresos por ventas de entre 3.200 hasta 3.600 millones para 2007.