El IPC del Reino Unido ha subido en noviembre un 2,1% en términos interanuales, para situarse por encima del objetivo del 2% del Banco de Inglaterra debido al aumento de combustibles para transportes por carretera. El mantenimiento del IPC en el 2,1%, la misma tasa que en el mes de octubre, está por debajo de las previsiones del 2,2% de los analistas.