El Ibex 35 comienza el día con repuntes del 0,5 por ciento, para alcanzar los 15.139 puntos, apoyado por el tirón del banco Popular, de Telefónica y del resto de pesos pesados. Los inversores “pasan por alto” las palabras del presidente de la FED, Ben Bernanke, -al alertar sobre los riesgos de inflación y del mercado de la vivienda- ya que no parecen “pesar sobre su ánimo”. La atención está puesta en el sector bancario, por las cuentas del Popular y el anuncio de Barclays de que contraatacará – con más dinero en efectivo- para intentar hacerse con ABN Amro.
Las compras se imponen en la apertura de la bolsa española y lo hacen pese al mal tono de Wall Street en la última sesión, que volvió a ceder a la presión de los “temores por las hipotecas de alto riesgo”. Temores que se acrecentaron con las palabras del presidente de la FED, ya que Ben Bernanke llamó la atención sobre los riesgos de este factor de inestabilidad. A pesar de ello, los inversores españoles optan por las compras aunque se mantienen cautos, de manera que el Ibex 35 no se sale del guión ni del rango lateral que viene marcando en los últimos tiempos. El dinero llega con más claridad a los pesos pesados, en particular a Repsol, que suma un 0,6 por ciento, pese a que Citigroup ha rebajado su consejo para la compañía hasta vender. Mientras, la operadora Telefónica se revaloriza un 0,5 por ciento y algo menos ganan los dos grandes bancos: BBVA y Santander. Miradas al sector bancario El sector bancario se lleva todo el protagonismo esta jornada. Por un lado, el Popular, que sube un abultado 1,55 por ciento, después de lograr un beneficio neto atribuido de 613 millones de euros en el primer semestre de 2007, lo que supone un incremento del 18,4 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior. Por otro, estamos pendientes del Santander, que reacciona con ligeros repuntes del 0,4 por ciento al anuncio –esperado- de la entidad británica Barclays de que está a punto de realizar una oferta distinta por la entidad holandesa ABN Amro, en la que incluirá parte de lo ofrecido en efectivo. Un movimiento de ficha que llega como reacción a la mejora de la oferta por parte del consorcio formado por RBS, Fortis y Santander –que ya han elevado el porcentaje de dinero en efectivo en su oferta por ABN hasta el 93 por ciento-.