En selectivo español reduce las ganancias en la media sesión, y prácticamente plano pelea por mantener el nivel de los 9.800 puntos, mientras que los futuros de Wall Street registran caídas en torno al 1%, tras el rebote registrado en la jornada de ayer. El resto de principales bolsas europeas siguen la misma tendencia, con el euro replegándose en los 1,23 dólares.

En la media sesión, el Ibex 35 reduce las ganancias con la que inicio la jornada, hasta avanzar un 0,10%, en los 9.819,70 puntos.

Las ganancias las lideraSiemens Gamesa, que sube un 2,89%, impulsada por las subidas de su rival Vestas tras presentar resultados. A continuación se sitúan Mediaset y Viscofan, que avanzan un 2,01% y un 1,53%, respectivamente.

En el lado de las pérdidas, destaca Indra, que retrocede un 2,11%, seguida de DIA, que baja un 1,10% y deIAG, que se deja un 0,95%.

Varios analistas resaltan que DIA ha advertido de que espera un débil margen de ventas sobre ebitda en el cuarto trimestre del año en la península Ibérica, su principal mercado, debido a que la cadena de supermercados ha tenido que introducir más ofertas en sus productos para hacer frente a una mayor competencia en la región, según recoge Reuters. El miércoles Barclays recortó a "igual que el mercado" desde "sobreponderar" su recomendación sobre DIA. Esta semana Atlantra redujo su recomendación a "vender" y varios brokers han reducido sus precios objetivos para el valor.

En el Mercado Continuo, las acciones de Prisa suben un 20,06% hasta los 2,07 euros por acción, al tiempo que sus derechos suben un 55,07%. Según informa El Español, Amber Capital, el fondo que controla el 18% de la compañía, y el expresidente de Telefónica, César Alierta, están en conversaciones para tomar hasta el 30% de Prisa a través de la ampliación de capital que se está llevando a cabo.

Por su parte, Saeta Yield sube un 6,4%, hasta los 12,3 euros, superando los 12,20 euros por acción fijados en la oferta de opa por el 100% de la compañía presentada por el fondo canadiense Brookfield. El importe total de la oferta ascenderá a 995 millones de euros. Con el avance, Saeta supera resistencia de medio plazo situada en los 11,76 euros, según las alertas de infomercados.com.

Al igual que la bolsa española, el resto de principales plazas europeas reducen las ganancias cosechadas en la apertura, con los futuros de Wall Street registrando descensos en torno al 1%. Así, Fráncfort sube un 0,25%; París, un 0,16%; Londres, un 0,57% y Milán, un 0,29%. El EuroStoxx 50 avanza un 0,33%.

Los analistas de Bankinter destacan que tras el rebote de ayer en Wall Street “una sesión asiática más tranquila, las bolsas europeas podrían recuperar la calma, poniendo freno a las caídas de los últimos días. La vuelta al territorio positivo en los índices (EuroStoxx50 -3,1% en el año tras esta toma de beneficios) podría no ser inmediata, pero sucederá. La revisión al alza del PIB en la UE podría ayudar e impulsar al euro”.

En la media sesión, el euro sigue retrocediendo frente al dólar y se intercambia a 1,235 billetes verdes.

En el mercado de materias primas, el precio del petróleo Brent baja un 0,27%, hasta los 66,84 dólares por barril.

Los analistas de Renta 4 consideran  las últimas caídas (en torno al -8% en los principales índices mundiales) “como una lógica y sana toma de beneficios tras un inicio de año que como ya veníamos comentando estaba siendo excesivamente rápido en las subidas, y que especialmente en el caso de Estados Unidos (en enero 2018: S&P +6%, Nasdaq +9%) se sumaban a un 2017 (S&P +20%, Nasdaq +28%) sin ningún recorte de entidad a lo largo del año, lo que había llevado las valoraciones a niveles exigentes”.

En su opinión, la clave para que los recortes se constituyan como una interesante oportunidad de entrada radica en que se mantenga un buen fondo macro y empresarial y que la retirada de estímulos monetarios por parte de los bancos centrales sea gradual, evitando una subida de TIRes excesiva que pueda comprometer el mencionado escenario positivo.

“Lo que sí demuestran las caídas de los últimos días es que 2018 será un año de volatilidad muy superior a la de 2017, año en que la volatilidad permaneció anestesiada por la elevada liquidez inyectada por los bancos centrales. Una liquidez que se irá retirando de forma gradual este año (con el permiso de una inflación contenida) y provocará "dientes de sierra" en las bolsas, posibilitando momentos de entrada que costó encontrar a lo largo de 2017”, añaden.