El Ibex arranca la semana con retrocesos del 0,7 por ciento, para colocarse por debajo de los 14.700 puntos, en los 14.684. El pesimismo que se instaló el viernes en Wall Street y que ha arrastrado esta mañana a los mercados asiáticos se extiende sobre las plazas europeas. De los 35 componentes del selectivo del contínuo, tan sólo Gas Natural se desmarca de la tendencia negativa. Sacyr Vallehermoso se desploma casi un 3 por ciento.
Constructoras e inmobiliarias vuelven a liderar los retrocesos de un mercado que descuenta próximas subidas de tipos. Los títulos de Sacyr son los que más sufren en una semana decisiva en su oferta sobre el 66 por ciento de Eiffage que aún no controla. Pero no son sólo estas compañías las que arrastran al mercado. También tira a la baja el mal tono de los pesos pesados: de todos ellos, el peor es Repsol, que cede un 0,8 por ciento.