La renta variable española afronta la última sesión de la semana con cierto pesimismo. El Ibex 35 baja un 0,46 por ciento y se coloca en los 14.004 puntos, en un día con los inversores pendientes del sector eléctrico. Por un lado, por las cifras mejores de lo esperadas presentadas por Gas Natural. Por otro, porque este viernes termina el plazo de presentación de ofertas por British Energy e Iberdrola podría tomar partido en esa lucha sola o en consorcio. En el mercado de materias primas, el crudo suma y sigue y ha marcado un nuevo récord en los 124,70 dólares –en la apertura el futuro del barril de petróleo ligero estadounidense se paga a 124,4 dólares-, mientras que el cambio euro-dólar se coloca en las 1,545 unidades. Al igual que la española, el resto de plazas europeas comienzan el día en negativo.
La escalada alcista de los precios del crudo, que hacen temer un nuevo salto inflacionista, pone contra las cuerdas a las bolsas que intentaban esta semana terminar por encima de cotas de resistencia muy importantes. El Ibex 35 “se pelea” contra los 14.000 puntos y, de momento, en la apertura pierde la batalla, tras una caida de más del 2 por ciento del Nikkei japonés y una última sesión en Wall Street en la que las ventas mayores de lo esperado en varios grupos de distribución consiguieron mitigar el efecto negativo del repunte del oro negro. Una variable que preocupa mucho por cuanto que acentúa los temores sobre una escalada de los precios de los cereales, que podrían afectar el consumo, primer motor del crecimiento estadounidense. Una situación que además, ahonda en el problema de la inflación, un día después de que el BCE decidiese mantener los tipos de interés sin cambios en el 4 por ciento con el objetivo de contener los precios en detrimento de impulsar el crecimiento. A todo esto unir las malas cifras presentadas por la mayor aseguradora del mundo, AIG y las especulaciones en torno a Citigroup. Según diversos medios, va a anunciar un programa para deshacerse de activos por valor de hasta 400.000 millones de dólares. Estos activos podrían suponer hasta el 20 por ciento del total que posee la compañía, que buscaría con este plan reducir los costes y volver a un beneficio de dobles dígitos. Así pues, pendientes del sector bancario y, cómo no, del energético. Resultados de Gas NaturalGas Natural sube un 0,26 por ciento, después de publicar que su beneficio neto ha ascendido a 335,8 millones de euros en el primer trimestre de 2008, lo que supone un incremento del 10,2 por ciento en relación con el mismo período del año anterior. El EBITDA (beneficio operativo bruto) ha aumentado un 15,4 por ciento, gracias en buena parte a la actividad de generación de electricidad en España. Las acciones de la compañía son de las pocas que se desmarcan de la tendencia bajista del mercado, al igual que lo hacen las de Enagás, REE o Endesa, con repuntes todas ellas muy discretos. Otra eléctrica, Iberdrola, cede un 0,64 por ciento en el día en el que termina el plazo para presentar ofertas por la participación que el gobierno del Reino Unido pone a la venta de British Energy, que controla las centrales nucleares del Reino Unido. Se bajara que la española puede presentar una oferta con consorcio con otra compañía. Pesos pesados Los títulos del Santander se dejan un 0,85 por ciento en la apeetura, un día después de que Sovereign Bancorp, la segunda mayor entidad estadounidense de ahorros y créditos, haya indicado que no ha mantenido conversaciones con el español sobre un aumento o reducción de la participación del 24,99 por ciento que la compañía presidida por Emilio Botín tiene en la estadounidense. Se comenta que el Santander tenga que inyectar liquidez en su participado. Con descensos del 0,7 por ciento se mueve el BBVA, mientras que Telefónica baja un 0,21 por ciento y Repsol se coloca plano, tras conocerse que su filial argentina YPF ha ganado un 2,5 por ciento más en el primer trimestre.