Europa ha logrado parar la sangría a tiempo cuando todo apuntaba a pérdidas que rondaban el 2% en las horas previas al cierre del mercado. La noticia en nuestro país es la adjudicación de la Caja de Ahorros del Mediterráneo al Banco Sabadell, único postor para hacerse con ella, a pesar de que en el proceso participaban entre otros el Banco Santander y BBVA. Las tensiones han vuelto a la renta variable lo que ha dado lugar al repunte de la prima de riesgo, de nuevo, por encima de los 330 puntos básicos.

De nada sirven las expectativas para quien sólo se conforma con hechos. Los mercados se dejaban querer a primera hora de la mañana con la mirada puesta en la cumbre del viernes, pero parece que los inversores en busca de refugio han vuelto a entrar en escena. Alemania ha conseguido colocar su deuda a cinco años en una subasta en la que la demanda ha doblado a la oferta y la rentabilidad se ha disparado ligeramente por encima del 1,1%. Portugal también tenía que salir al mercado y el resultado ha sido cuanto menos gratificante. Tocaba colocar deuda a tres meses con una rentabilidad contenida en el 4,8%, el mínimo registrado desde el mes de agosto de este año.

El problema está es que, ante el temor, todo vuelve a casa y más por Navidad y los inversores lo están haciendo a buscar refugio en el bung germano. Con este panorama, mañana toca reunión del Banco Central Europeo que a todas luces reducirá los tipos de interés un cuarto de punto porcentual y el viernes, además, cita del mes probablemente con la cumbre del Consejo Europeo pra refundar Europa.

El Ibex 35 ha cerrado finalmente conteniendo las caídas u 0,7%, en los 8.642 puntos. El Banco Sabadell, protagonista de la jornada, había sido suspendido de cotización cuando en aquel momento sumaba un 1,07% hasta los 2,74 euros.

BME y Mediaset cierran siendo los dos valores que más suben llegando incluso al 1,6% y a pesar de la recomendación recibida hoy por la antigua Telecinco de la mano del broker de Natixis que apostaba por infraponderar sus títulos con un precio objeivo de 4 euros.

Del otro lado, Sacyr Vallehermoso y Gamesa se dejan más del 2%, mientras que BBVA se deja otros dos puntos porcentuales muy por encima de su homólogo, el Banco Santander, que recorta un 0,32%

Las pérdidas han sido bastante similares en el viejo continente en el entorno del medio punto porcentual. Tan sólo el Cac francés roza el estado semiplano con una caída del 0,11%.