La renta variable española aumenta los números rojos a medida que avanza la sesión y lo hace al compás de la evolución que llevan el resto de plazas europeas. El Ibex 35 cede un 2,51 por ciento hasta marcar mínimos anuales en los 6.763 puntos. Se ve arrastrado por todos los pesos pesados y en particular por los dos grandes bancos (Santander y BBVA), después de que Moody´s haya señalado que la perspectiva de nuestra banca sigue siendo negativa. El sector bancario europeo de nuevo da la estocada a los indicadores en una sesión con Iberia disparada, con el cambio euro/dólar en las 1,2604 unidades y con el crudo Brent al alza. Cada barril se paga por 44,73 dólares.
Parecía que tendríamos una jornada tranquila a juzgar por los movimientos en los primeros compases del día y por la escasez de referencias macro y empresariales. Pero nada de eso. Las pérdidas han encontrado su sitio y se “hacen fuertes” a medida que avanza la sesión para dejarse el Ibex 35 un 2,5 por ciento a media jornada. Números rojos que encuentran su explicación en los nuevos reveses que sufre el sector bancario, con una nueva nacionalización de una entidad en Islandia -Straumur-Burdaras Investment bank hf- y con el desplome que sufre este lunes la banca británica, tras hacerse el gobierno con hasta un 77 por ciento de LLoyds. En nuestro país, los dos grandes bancos (BBVA y Santander) se colocan entre los peores del selectivo del continuo justo cuando la agencia Moody´s dice que la perspectiva de la banca española sigue siendo negativa.

Nuevas caídas para la banca


Los títulos del Santander bajan un 4,11 por ciento a media sesión, en una sesión en la que se ha conocido que su fondo Santander Banif Inmobiliario efectuará uno de los dos pagos prorrateados previstos para los reembolsos solicitados por los partícipes. Las acciones del BBVA, por su parte, bajan un 3,6 por ciento mientras Sacyr Vallehermoso sigue en cabeza de los retrocesos del selectivo del continuo a media sesión, al ceder un 6,68 por ciento. La compañía se ve afectada por una rebaja de recomendación llevada a cabo por UBS, que ha reducido el precio objetivo de la compañía a 5,10 euros desde los 8,10, por la rebaja de las estimaciones de beneficios y tras el reciente recorte de precio objetivo de Repsol, participada en un 20 por ciento por Sacyr. Junto a ello, Goldman Sach ha rebajado el precio objetivo de la constructora a 6 euros desde los 12,10 anteriores.



Gráfico del Ibex 35

Mal tono este lunes para la compañía de moda gallega Inditex (-6,13 por ciento), para Iberdrola Renovables (-4,7 por ciento) y para Gamesa (-4,14 por ciento). Con caídas del 2,89 por ciento se mueve OHL. La compañía ha comprado un paquete de 159.249 acciones propias, representativas del 0,18 por ciento de su capital social, por un importe de 1,14 millones de euros, dentro del programa de recompra de títulos de su capital que tiene en marcha.

Si nos fijamos en el resto de pesos pesados, Telefónica retrocede un 2,5 por ciento, un 1,9 por ciento cede Iberdrola y un 3,76 por ciento cae Repsol YPF, en una sesión de caídas que sufre toda la banca mediada: el Popular cae un 2,4 por ciento, Banesto un 1,7 por ciento y un 2,8 por ciento cae Bankinter.

Iberia despega con fuerza

Las acciones de Iberia suben con fuerza a media sesión en medio de un mercado bajista al prepararse los inversores para la pronta conclusión del proceso de fusión con su socio British Airways. Repunta la aerolínea un 9,15 por ciento en un movimiento que los expertos justifican con la cercanía de una fusión inminente y en términos favorables para los accionistas de Iberia. Willie Walsh, consejero delegado de BA, dijo el jueves pasado que las negociaciones con Iberia han avanzado y agregó que se han resuelto dos de los temas más espinosos en este proceso, el déficit multimillonario del fondo de pensiones de BA y la participación de las dos compañías aéreas en la nueva sociedad resultante de la fusión. Por otro lado, el sindicato de pilotos Sepla ha anunciado que se ha roto el preacuerdo del convenio colectivo con la empresa. 

En positivo junto a Iberia se colocan tan sólo Indra y Abengoa a media sesión. Suben en torno a un 0,5 por ciento y planos están los títulos de Mapfre, que ha aprobado por primera vez la recompra de acciones propias -hasta un límite del 5 por ciento del capital de la aseguradora- con el objetivo de defender al valor de las caídas que le están provocando en la bolsa determinados "hedge funds" o fondos de alto riesgo. Cotizan a 1,42 euros.

En el mercado continuo, Faes lidera los retrocesos a media sesión con recortes superiores al 11 por ciento, seguido por el descenso del 7,7 por ciento del Banco de Valencia. Entre las alzas, Adolfo Domínguez se erige como el valor más beneficiado por las órdenes de compra de los inversores, al subir un 8,6 por ciento.

Toda Europa en negativo

Los números rojos también se incrementan a media sesión en el reto de plazas del Viejo Continente. El Dax Xetra del mercado germano baja un 1 por ciento, un 1,91 por ciento retrocede el Cac 40 de París, mientras que en Londres el FT100 se deja un 1,24 por ciento. En la city, lo más destacado pasa por el desplome bancario, con Barclays abajo más de un 10 por ciento, HSBC con caídas superiores a los nueve puntos porcentuales y Lloyds con caídas también superiores al 9 por ciento. El RBS, por su parte, cae más de 8 puntos porcentuales. En el caso del Lloyds sus directivos están bajo presión para que anuncien su dimisión tras las protestas de los accionistas ante el reciente plan de rescate del banco, por el que el gobierno británico se hará con una participación de hasta un 77 por ciento.

El Eurostoxx 50, por su parte, baja un 2,03 por ciento a media sesión liderado por los números rojos de aseguradoras como AXA (-7,2 por ciento), ING (-6,8 por ciento), mientras que SG o Generalli caen más de un 5,4 por ciento. Por el lado de las alzas se desmarca Fortis, cuyas acciones repuntan un 24,5 por ciento tras el anuncio este fin de semana del acuerdo para la entrada del banco francés BNP Paribas en el que fuera el principal grupo bancario y de seguros belga. Según el nuevo pacto, el Estado belga aportará a BNP el 75 por ciento de la división de las actividades bancarias de Fortis en Bélgica (Fortis Banca) y conservará el 25 por ciento restante. BNP, por su parte, retrocede un 1,3 por ciento.