El consejo delegado de EDP Energias de Portugal, Antonio Mexia, ha señalado que el hecho de que el gobierno luso pueda revocar el derecho de convertir en acciones los bonos que el gobierno luso tiene previsto emitir por el 5% del capital de la eléctrica es una decisión positiva. Mexia asegura que la decisión del Ejecutivo portugués de reservarse la opción de reembolsar a los propietarios de estos bonos con acciones o con dinero "contribuirá a la estabilidad accionarial de la compañía". Los bonos tendrán una vigencia de cinco años.