El gasto en prestaciones por desempleo ascendió a 2.610 millones de euros febrero lo que supone un aumento del 71,1 por ciento respecto al mismo mes de 2008 y un 4,3 por ciento más que en enero, según el Ministerio de Trabajo e Inmigración. A final de febrero había 2.562.568 beneficiaros de prestaciones por desempleo, un 58 por ciento más que un año antes. La secretaria general de Empleo, Maravillas Rojo, señala que los Servicios Públicos de Empleo (SPE) "continúan trabajando" para seguir prestando la mejor atención a las personas en paro y poder atender "satisfactoriamente" el incremento de actividad "que se deriva de la actual situación".
El gasto medio mensual por beneficiario, incluidas las cotizaciones a la Seguridad Social y sin incluir el subsidio agrario de Andalucía y Extremadura fue de 1.057,2 euros, un aumento de 54,4 euros (5,3 por ciento) con respecto al mismo mes del año anterior. La cuantía media bruta de la prestación percibida por beneficiario en febrero fue de 834,1 euros, un aumento de 43,3 euros con respecto al mismo mes del año pasado (el 5,5 por ciento).

En febrero se solicitaron 642.122 prestaciones por desempleo, un 62,1 por ciento más que en el mismo mes de 2008 y se tramitaron 703.341 altas, un aumento del 77,4 por ciento. El tiempo medio empleado para el reconocimiento de una prestación fue de 7 días, dos menos que en el mismo mes de un año antes. El número de beneficiarios extranjeros en febrero fue de 350.582, el doble (106,6 por ciento más) que hace un año, incremento que fue superior en los beneficiarios procedentes de países comunitarios (130,9 por ciento).

Los beneficiarios extranjeros representan el 13,68 por ciento del total de los beneficiarios de prestaciones por desempleo y suponen el 74,10 por ciento del total de demandantes de empleo extranjeros.

El gasto en prestaciones de los beneficiarios extranjeros, que supone el 12,1 por ciento del total, fue de 316,3 millones de euros en febrero, el 114 por ciento más.