El Fondo de Garantía Salarial (Fogasa), organismo encargado de pagar los salarios e indemnizaciones a los trabajadores cuyas empresas están en quiebra o concurso de acreedores, abonó en prestaciones casi 375 millones de euros en la primera mitad del año, lo que supone un incremento del 86,1% respecto al mismo periodo de 2008, según datos del Ministerio de Trabajo e Inmigración. Del total abonado en el primer semestre, casi 281 millones correspondieron al pago de prestaciones por insolvencia y unos 95 millones al pago de prestaciones por regulación, con crecimientos del 62,2% y del 235,9%, respectivamente, sobre igual periodo de 2008.