El Fondo Monetario Internacional (FMI) cree que España está en camino para una ralentización suave de su economía, pero advierte de los riesgos de altos niveles de deuda pública y una posible caída del mercado inmobiliario. Esta tesis también ha sido mantenida en los últimos días por el banco de inversión Morgan Stanley, que cree que el parón inmobiliario en nuestro país podría provocar una recesión en 2009.
"El escenario central es de una suave deceleración del crecimiento a medio plazo", dijo el organismo mundial en un informe hecho público hoy. Esa suave previsión viene con reservas, ya que el FMI advirtió de que "un incremento sostenido de la deuda en el sector privado" podría afectar a la economía, dado el gran déficit de cuenta corriente, lo que llevaría a una bajada más prolongada. La organización está preocupada en particular por "una posible corrección en las altas valoraciones del mercado inmobiliario". Hace unos días, varios expertos consultados por Reuters aseguraron que España se enfrenta a unos años de crecimiento más lento ante una contracción del recalentado sector constructor, y no se descarta una recesión en 2009. En concreto, un informe de Morgan Stanley dijo que si la corrección es severa, España podría entrar en recesión en 2009. "Es posible una recesión total en 2009 y sería coherente con nuestro escenario más negativo. Teniendo en cuenta los sólidos fundamentos de la economía española, esta sería una oportunidad para comprar", indicó el informe.