Flexibilizará el fondo de rescate para que dé créditos preventivos y recapitalice bancos con objetivo de frenar contagio a España e Italia
Los jefes de Estado y de Gobierno del Eurogrupo han acordado un segundo rescate de 109.000 millones de euros para Grecia que incluirá nuevos préstamos de la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI) y una contribución de la banca de 37.000 millones de euros, que podría llegar a 50.000 millones con un programa de recompra de bonos.

La aportación privada será probablemente considerada como impago por las agencias de 'rating'.

El objetivo del plan es frenar el contagio de la crisis de deuda helena a España e Italia. Para ello, se prevé además flexibilizar el fondo de rescate de 750.000 millones de euros, permitiendo que dé créditos preventivos y recapitalice los bancos de países con problemas, aunque no hayan sido rescatados. También podrá comprar deuda en el mercado secundario.

"Hemos creado un sólido cortafuegos y mejores brigadas de bomberos", ha celebrado el presidente permanente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, en la rueda de prensa final de la cumbre del Eurogrupo.

El plan incluye además alargar los plazos y rebajar los tipos de los préstamos concedidos por la UE a Grecia para hacer más sostenible su deuda. En concreto, los tipos de interés se rebajarán al 3,5% y el plazo de devolución se amplía de los actuales 7,5 años a un mínimo de 15 años que podría extenderse a 30 años, con un periodo de carencia de 10 años.

La contribución de la banca al segundo rescate griego se orquestará mediante un programa de canje o renovación de los bonos griegos que vencen en los próximos años por otros con un plazo de vencimiento superior, a 30 años. Ello supondrá una aportación de 37.000 millones de euros. Además, habrá un plan de recompra de bonos griegos por valor de 12.600 millones.

En total, el sector privado aportará a Grecia 135.000 millones de euros entre mediados de 2011 y finales de 220.

El programa se basa en el acuerdo alcanzado la madrugada del jueves por la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, Nicolas Sarkozy. Finalmente se ha abandonado la idea francesa de crear una tasa a los bancos para financiar el segundo rescate griego.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, ha explicado que si las agencias de 'rating' califican este plan de 'impago', los países de la eurozona garantizarán temporalmente los bonos griegos para que el Banco Central Europeo (BCE) siga inyectando liquidez en el sistema financiero heleno.

Por su parte, el presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, ha dado a entender que en estas condiciones seguirá aceptando los bonos griegos. No obstante, ha asegurado que la participación del sector privado será "voluntaria" y que es improbable que se interprete como un "evento de crédito" que desencadene los seguros de impago de la deuda (CDS, por sus siglas en inglés).

El primer ministro griego, George Papandreu, ha celebrado el apoyo de la UE a Grecia. "Ahora tenemos un paquete de decisiones que permite una gestión sostenible de la deuda para Grecia y esto significa aligerar la carga sobre los ciudadanos griegos", ha resaltado.

Por su parte, la directora gerente del FMI, Christine Lagarde, que ha asistido a la reunión, ha dicho que el acuerdo "tendrá un impacto positivo no sólo para Grecia y para Europa pero también para la economía mundial en sentido amplio". Lagarde ha confirmado que el FMI está dispuesto a participar en el segundo rescate.

GRECIA, CASO ÚNICO

Los países de la eurozona han destacado que el de Grecia es un caso "único" que no servirá de precedente para otros Estados miembros
 . "Lo que vamos a hacer por Grecia, no lo haremos por ningún otro país de la eurozona", ha dicho Sarkozy, para dejar claro que la reestructuración de la deuda no se extenderá a Portugal e Irlanda. "Para estos dos países excluimos totalmente la participación del sector privado", ha insistido.

No obstante, Lisboa y Dublín sí se beneficiarán de la reducción de los tipos y la ampliación de los plazos de los préstamos de la UE.

Los jefes de Estado y de Gobierno del Eurogrupo han celebrado además las "ambiciosas reformas" realizadas por España en materia fiscal, estructural y en el sector financiero para evitar el contagio de la crisis de deuda de la eurozona.

"Celebramos las ambiciosas reformas llevadas a cabo por España en el área fiscal, financiera y estructural", señalan las conclusiones de la cumbre.

El Eurogrupo da la bienvenida también al "plan presupuestario presentado recientemente por el Gobierno italiano, que le permitirá disminuir el déficit por debajo del 3% en 2012 y alcanzar el equilibrio presupuestario en 2014".

"Todos los Estados miembros de la eurozona deben cumplir estrictamente los objetivos fiscales acordados, mejorar la competitividad y corregir los desequilibrios estructurales", enfatizan las conclusiones.

Fuente: EuropaPress