El Euribor a un año, el indicador más usado para calcular las hipotecas en España, se anotará en noviembre su segunda bajada mensual consecutiva, lo que, no obstante, no supondrá un desahogo para los hipotecados que revisen ahora sus préstamos, que volverán a encarecerse. A falta de un día para el cierre del mes, la media mensual del Euribor, que hasta octubre había encadenado dos años de subidas ininterrumpidas, se sitúa en el 4,603%, por debajo de los cierres de los tres meses anteriores. Esta rebaja, aunque representa un respiro para los hipotecados, no supondrá un abaratamiento de las hipotecas, que tanto en el caso de las que se revisen con periodicidad anual como las que lo hagan con carencia semestral, verán incrementadas sus cuotas, eso sí de, forma más moderada que en meses anteriores.