El Euribor, el indicador más utilizado para el cálculo de hipotecas, bajó hoy por segunda jornada consecutiva y marcó el 5,393%, su nivel más bajo en las cinco jornadas transcurridas del mes de julio. El indicador terminó el mes de junio en el 5,361% y marcó así su máximo histórico mensual desde su creación en enero de 1999, lo que supone para las hipotecas contratadas hace un año un incremento de cerca de 900 euros. El indicador suele subir cuando el Banco Central Europeo (BCE) tiene intención de subir los tipos de interés, que es lo que ocurrió el jueves cuando el BCE elevó los tipos de interés en la Eurozona hasta el 4,25%. No obstante, según los analistas, los mercados ya habrían descontado tanto esta subida como otro hipotético incremento que podría producirse antes de que acabe el año.