El Estado recaudó 509,5 millones de euros durante los nueve primeros meses del presente ejercicio en concepto de impuesto de matriculación, gravamen transferido a las comunidades autónomas, lo que se traduce en una reducción del 40% en comparación con los datos del mismo periodo del año anterior. El importe ingresado por el Estado por el impuesto de matriculación entre enero y septiembre de este año se corresponde con la adquisición de 620.194 vehículos, según datos de la Agencia Tributaria recogidos por Europa Press, de forma que el importe medio de cada operación se situó en 822 euros por vehículo.