El dólar y el euro subían frente al yen porque los importadores japoneses se dedicaban a la caza de gangas en estas divisas para cuadrar sus cuentas; los avances en Tokio también aumentaban la demanda de los fondos de cobertura a corto plazo por el euro y el dólar frente al yen.

Los agentes creen que el billete verde podría revalorizarse más frente a la moneda japonesa si se incrementan las rentabilidades de los bonos estatales estadounidenses, lo que aumentaría su atractivo. Por tanto, los participantes en el mercado de divisas vigilarán la respuesta de la rentabilidad de los bonos a las subastas que se realizarán esta semana en Estados Unidos.