El dólar cae ligeramente en Europa porque el apetito por el riesgo sigue mejorando, en beneficio del euro. El retraso hasta mediados de marzo del examen a Grecia sobre su deuda, los buenos datos macro en EEUU y el rebote de la renta variable en todo el mundo han contribuido a la mejora del tono.