El precio del barril de petróleo se enfrenta, al menos, a otros dos años de incertidumbre en los que una lenta recuperación económica y de la demanda podrían estancarlo en el entorno de 60 dólares, menos de la mitad del máximo que alcanzó en agosto de 2008.  Así lo ha asegurado hoy el director del área de mercados petroleros de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), David Fyfe.