El consumo de energía eléctrica en España bajó en 2009 el 4,3 por ciento, hasta 255.721 millones de kilovatios hora (kwh), debido a la menor actividad económica, según el avance estadístico publicado por la patronal Unesa. Se trata de la segunda caída consecutiva del consumo anual de electricidad, después de la bajada del 0,2 por ciento registrada en 2008.