El comité de empresa de Tubos Reunidos  en su centro de Amurrio, en Álava, rechazó el viernes por mayoría el Expediente de Regulación de Empleo planteado por la compañía y exigió a la dirección su retirada, dijeron los sindicatos.  Representantes del comité de empresa, integrado por los principales sindicatos e independientes, han mantenido hoy una reunión para tratar sobre la regulación que pretende la empresa fabricante de tubos sin soldadura para 813 trabajadores, que se aplicaría durante 125 días, lo que equivaldría al 60% de la jornada laboral de cada operario.  El comité decidió por mayoría de sus miembros rechazar y no entrar a negociar la medida, aunque Comisiones Obreras y Unión General de Trabajadores eran partidarios de discutir el contenido del expediente, según los sindicatos. Además del ERE planteado en la planta alavesa, la dirección del grupo también proyecta una regulación en la firma Productos Tubulares, filial de Tubos Reunidos, ubicada en Trápaga, Vizcaya. La medida afectaría a 400 trabajadores y su aplicación se prolongaría hasta el próximo diciembre.