El consejero delegado de Bank of America, Kenneth Lewis,  asegura que sería una "pesadilla" que los bancos de EEUU sean nacionalizados, perjudicando a los accionistas y quizá a los inversores en bonos y dañando  más a la economía, que podría comenzar a recuperarse tan pronto como este año.