El Banco de Japón (BOJ) ha decidido mantener los tipos de interés en el 0,50%, como habían pronosticado los analistas, después de decidir en febrero la última subida del precio del dinero. El órgano decisorio del BOJ ha optado por mantener los intereses que cobra la entidad emisora en sus préstamos a los bancos, por ocho votos a favor frente a uno. Hasta julio del 2006 y durante seis años, el BOJ mantuvo los tipos en cero a causa de una larga crisis económica de la que Japón comenzó a recuperarse hace unos meses.