El beneficio neto de las empresas españolas aumentó el 39,8% el pasado año respecto a 2005, debido a la existencia de fuertes plusvalías, mientras que en los nueve primeros meses de 2007 la ganancia ha caído hasta el 3%, según datos de la Central de Balances del Banco de España. El director general del Servicio de Estudios del Banco de España, José Luis Malo de Molina, aseguró en conferencia de prensa que a pesar de ese descenso continúa la bonanza de la economía española.
Según Malo de Molina, las empresas siguen mostrando un gran dinamismo en 2007, año en el que no se han visto beneficiadas por las fuertes plusvalías por ventas de inmovilizado (principalmente acciones) de 2006. Además, añadió que los resultados de la Central de Balances muestran una desaceleración suave dentro de una trayectoria de elevado dinamismo de la economía, por lo que, afirmó, "no estamos ante un escenario de corrección importante en el ritmo de crecimiento". Según Malo, la "ligera" desaceleración de 2007 parece haberse trasladado también al resto de excedentes, con una ralentización en la creación de empleo y una continuación del mantenimiento de crecimientos salariales moderados. Además, destacó el incremento de los niveles de endeudamiento, debido a importantes operaciones de adquisición de acciones, con progresivas subidas de los costes financieros. Asimismo, subrayó el descenso de la actividad del sector comercio en 2007, debido al menor vigor del consumo privado, mientras que, sin embargo, el sector industrial fue el que más contribuyó al crecimiento de la actividad productiva en 2007, basado igual que en 2006, en la fortaleza en la inversión en bienes de equipo y en el comportamiento expansivo de las exportaciones. Ese mayor empuje del sector industrial y de las exportaciones demuestra, según Malo, que el patrón de crecimiento de la economía española está reequilibrándose. Según la Central de Balances Anual (CBA), el número medio de empleados de las empresas colaboradoras aumentó el 3,1% en 2006, frente al 3,4% de 2005, debido a la evolución del comercio y en menor medida, a la del transporte y comunicaciones, mientras que las empresas industriales y, sobre todo, las energéticas, tuvieron una evolución negativa. Las remuneraciones medias aumentaron tanto en el ejercicio de 2006 como en los tres primeros trimestres de 2007, a tasas del 3,4%, con lo que se mantiene la senda de los crecimientos salariales moderados, aunque ligeramente por encima de los registrados en años anteriores. Asimismo, los gastos de personal (resultado de la evolución conjunta del empleo y de las remuneraciones), crecieron el 6,6% en 2006 (frente al 5,7% del año anterior), y el 4,3% en los nueve primeros meses de 2007 (un punto menos que en el mismo periodo de 2006). Los gastos financieros registraron fuertes crecimientos (hasta el 35,8% en 2006), lo que ha hecho que esta partida haya ido ganando peso en la estructura de costes de las empresas. Este incremento de los gastos financieros se debió tanto en 2006 como en los nueve primeros meses de 2007 a la entrada de nueva financiación y a la repercusión de las subidas de los tipos de interés. Durante su intervención, Malo destacó la fuerte desaceleración de los créditos en España, debido también a que "las entidades tienen unos criterios más exigentes para concederlos". Además, admitió que es posible que en los próximos meses aumente la tasa de morosidad, si bien advirtió de que continuará a unos niveles bajos. La Central de Balances Trimestral (CBT) se elabora con la consulta a más de setecientas compañías, sobre todo grandes empresas -apenas incluye pymes- de los sectores de la industria, el comercio, los transportes y las comunicaciones, mientras que la Central de Balances Anual (CBA) de 2006 contiene datos de 6.690 empresas.