La banca mediana -Banesto, Bankinter, Banco de Valencia, Banco Sabadell, Banco Guipuzcoano y Banco Pastor- obtuvo un beneficio conjunto de 1.061,2 millones de euros en el primer semestre, lo que supone un descenso del 14,6% respecto al mismo periodo del 2008. Estos bancos lograron sortear los 'números rojos' hasta junio de forma global, pero padecen en sus cuentas de resultados los efectos tanto de la crisis financiera internacional como de la recesión en España, que han multiplicado por más de dos su tasa de morosidad media, hasta elevarla al 3,3%.