La banca mediana --Banesto, Bankinter, Banco de Valencia, Banco Sabadell, Banco Guipuzcoano y Banco Pastor-- obtuvo un beneficio conjunto de 1.061,2 millones de euros en el primer semestre del ejercicio, lo que supone un descenso del 14,6% respecto al mismo periodo del año anterior.
Estos bancos lograron sortear los 'números rojos' hasta junio de forma global, pero padecen en sus cuentas de resultados los efectos tanto de la crisis financiera internacional como de la recesión en España, que han multiplicado por más de dos su tasa de morosidad media, hasta elevarla al 3,3%.

De hecho, el incremento de la tasa de impago y la previsión de que este ratio continúe aumentando en los próximos meses ha llevado a las entidades engordar su colchón de provisiones para insolvencias, reduciendo así su cuenta de resultados.

Las previsiones del propio sector apuntan a que la morosidad seguirá creciendo hasta cifras cercanas a las registradas en la crisis de los 90, por lo que las entidades tendrán que seguir sacrificando resultados en aras de las dotaciones.

El hundimiento del beneficio acumulado en los seis primeros meses de 2009 frente al mismo periodo del año precedente contrasta con el descenso de las ganancias de sólo el 10% registrado en el conjunto del ejercicio 2008 respecto a 2007.

Asimismo, la caída del beneficio de la banca mediana hasta junio es superior a la experimentada por las ganancias de la gran banca --integrada por Santander, BBVA, Caja Madrid, La Caixa y Popular-- con un recorte del 12,6%.

Sin embargo, el descenso del beneficio de la banca mediana se está desacelerando, ya que en el primer trimestre fue del 23%. Ahora

también compara mejor con el de la gran banca, ya que en los tres primeros meses del año la brecha era de cinco puntos porcentuales.

BANESTO, LÍDER EN BENEFICIOS

Banesto fue la entidad que alcanzó un mayor beneficio en el primer semestre, con 409,5 millones de euros, cifra que arroja un descenso del 8,9% respecto al primer semestre de 2008 y que recoge una dotación de 77 millones en provisiones voluntarias.

El Sabadell ocupó el segundo puesto del ranking de aportaciones al beneficio conjunto con 332 millones de euros, y también se colocó en el segundo lugar en cuanto a la comparativa de mayores descensos de ganancias, con una caída del 22,5%. El banco que preside Josep Oliu destinó 137,9 millones de euros adicionales a provisiones.

Bankinter ganó 138,6 millones hasta junio, lo que significa un 4,7% menos, el menor descenso registrado en el conjunto de entidades que integran la banca mediana.

Al contrario, el Pastor registró la mayor caída del beneficio hasta junio, del 34%, con 82 millones de euros, tras dedicar 75 millones de euros a saneamientos voluntarios, por lo que excluyendo el impacto de éstos en la cuenta de resultados la entidad habría ganado un 8% más hasta junio

Banco de Valencia redujo su beneficio un 9,8%, hasta 71,7 millones de euros, también por las mayores dotaciones para cubrir insolvencias futuras, mientras que el Guipuzcoano ganó 27,4 millones hasta junio, lo que arroja una bajada del 5,8%.