El Banco Central Europeo (BCE) considera que el objetivo de saneamiento del déficit público contemplado por el plan de austeridad del Gobierno español para cumplir con el Pacto de Estabilidad en 2013 se ajusta a la recomendación formulada en el marco del procedimiento de déficit excesivo, aunque critica que dicho objetivo no se haya visto respaldado por medidas concretas.