El Banco Mundial no sólo ha hecho una previsión sobre el decrecimiento que tendrá la economía mundial sino que ha especificado que el Producto Interior Bruto de los países en vía de desarrollo aumentará tan sólo un 1,2%- lejos del 8,1% que creció en 2007 y del 5,9% de hace un año- este mismo año.  El organismo considera que "la crisis de los dos últimos años está teniendo efectos drásticos sobre los flujos de caital hacia los países en desarrollo y el mundo parece estar entrando en una era de crecimiento". La entidad proyecta una contracción del 2,9% en el PIB mundial.