La entidad vasca ha incrementado su beneficio atribuible un 16,6% hasta los 27,5 millones de euros.El margen de intermediación creció un 23,7%, hasta 80,3 millones de euros, y el de explotación alcanzó 60,1 millones de euros, un 19,2% más.