El Banco de España impuso el año pasado 39 sanciones por infracciones muy graves a entidades supervisadas y a sus directivos o administradores, según los datos contenidos en la Memoria de la Supervisión Bancaria de 2007 publicada hoy. Según estos datos, el organismo presidido por Miguel Angel Fernández Ordoñez resolvió en total 60 expedientes en 2007, que dieron lugar a esas 39 sanciones por infracciones tipificadas como muy graves, aunque no tuvo que recurrir a la intervención de ninguna entidad ni sustituir a ninguno de sus cargos directivos o administrativos.