El porcentaje de ahorro que las familias invierten en depósitos se mantuvo estable en febrero por quinto mes consecutivo, lo que pone de manifiesto las dificultades que tienen las entidades para captar pasivo y los problemas de las familias para aumentar su nivel de ahorro. En concreto, los hogares tenían depositados en febrero el 60% de sus ahorros en productos a plazo, unos 409.247 millones de euros de los casi 680.000 millones de que disponían. El 40% restante se encontraba en las denominadas cuentas a la vista, aquellas que no ofrecen remuneración o que prácticamente no abonan intereses. Desde el pasado mes de octubre, el porcentaje de ahorro en depósitos apenas ha variado como consecuencia de la caída de los tipos de interés, que ha restado atractivo a este tipo de productos, y de la menor capacidad de ahorro de las familias por el incremento del paro y la crisis económica.