El Gobierno de Estados Unidos baraja la posibilidad de crear un organismo regulador bancario que sustituya al sistema que permitió la peor crisis financiera desde la Gran Depresión del decenio de 1930, según informa el diario The Washington Post . El diario asegura que ese organismo será clave en un exhaustivo plan del Gobierno del presidente Barack Obama para reestructurar las regulaciones financieras.
Esa reestructuración será anunciada en las próximas semanas e incluye la creación de un organismo que se encargará de observar los riesgos financieros así como de una agencia para proteger a los consumidores.

The Washington Post también citó declaraciones de un portavoz de la Casa Blanca quien confirmó que Obama se ha comprometido a firmar un programa de regulación y que se está en una etapa final de la propuesta. Según las fuentes del diario, ya existe acuerdo para ciertos aspectos del plan, entre ellos el de otorgar a la Reserva Federal nuevas facultades para actuar como un ente regulador con la responsabilidad de detectar amenazas al sistema financiero.

Esas atribuciones incluirían la supervisión de mercados financieros no regulados, entre ellos el de los derivados.

Las autoridades también son partidarias de crear una agencia que proteja a los consumidores de los riesgos de ciertos productos financieros como las hipotecas y las tarjetas de crédito. Además, proponen fusionar la Comisión del Mercado de Valores y la Comisión del Mercado de Materias Primas que ahora comparten la responsabilidad de proteger a los inversores de fraudes.