Duro Felguer ha celebrado hoy su junta general de accionistas en la que ha aprobado sus cuentas y ha reelegido a Ángel Antonio del Valle Suárez como consejero ejecutivo.

Mediante un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMV) la compañía ha comunicado que durante la celerbación de la junta general de accionistas resultaron aprobadas las cuentas anuales de la sociedad correspondientes a 2016, individuales y consolidadas, así como la aplicación del resultado que consta en las mismas.
Asimismo, se ha acordado reelegir por el plazo de máximo y legal estatutario de cuatro años a Ángel Antonio del Valle Suárez, previo informe de la comisión de nombramientos y retribuciones, como consejero ejecutivo.

En su discurso durante la celebración de la junta, Del Valle ha reconocido que "el ejercicio 2016 ha sido malo", en su opinión, debido "principalmente a acontecimientos imprevistos de final de obra del ciclo combinado de Manchester", que finalmente fue entregado al cliente en el primer trimestre de este año.

Asimismo, subrayó que la compañía tiene pendientes la resolución de varios litigios. Los más importantes, el proyecto minero de Roy Hill en Australia, que hemos sometido al Centro Internacional de Arbitraje de Singapur, el de la central eléctrica Vuelta de Obligado, cuyo arbitraje será resuelto en Argentina y otros en India pendientes de fallo judicial.

Tras la celebración de la junta y ante los rumores de que pueda perder un contrato en Brasil por 800 millones de euros, la compañía se dejaba un 1,47%, hasta los 0,670 euros por título.